jueves, 11 de abril de 2013

De vuelta al barrio

Les comento que terminé mi parte del proyecto en el que estuve embarcado los últimos dos meses. Ha sido una experiencia sensacional de la que les contaré en su momento. No me quiero hacer el interesante ni misterioso, sino que tengo el compromiso con terceros de no hablar del asunto por ahora. A su vez, ellos tampoco divulgarán nada al respecto.
Lo que sí puedo contar es que la experiencia me ha hecho recordar los 63 años, 11 meses y 359 días de vida que tengo sobre este planeta. Si alguien se tomó el trabajo de sacar la cuenta movido por la curiosidad (o el afán de chisme), debo confirmar que sí, el miércoles 17 es mi cumpleaños.

Se aceptan saludos (también regalos, pero la diplomacia me impide decirlo abiertamente, mejor si son dulces para diabéticos, ojo Laly, pueden venir en forma de recetas, je) y mensajes de todas partes del mundo.

A otra cosa, mariposa.

Quiero referirme ahora a una persona que quiero mucho, habitual lectora de estas líneas, cuyo cariño está felizmente clavado como una estaca en mi corazón. Se trata de mi prima hermana Iris, hija de la hermana mayor de mi madre, que acaba de pasar por una delicada intervención quirúrigica. Gracias a Dios, con éxito. Ya se recupera en su casa.

Iris es una persona a la que quiero mucho, y siempre ha estado presente en todos los aspectos de mi vida. Es de genio muy fuerte, pero hipercariñosa, supersensible y sobre todo, entregada a los demás. Es además una de las señoras de las pulgas, una persona a quien imitar. Su esposo Germán es un hombre sensacional, un ingeniero de primera, que tiene siempre el comentario preciso, entre irónico y gracioso (sin perder la elegancia, porque el ingeniero es elegante en todo). Para que lo conozcan un poco, una vez que Germán y yo estábamos en mi casa, se acercó a una amiga mía, que se distingue por sus bellos ojos, y le dijo con la mayor delicadeza:
- Encantado de conocerla, señorita. Si yo tuviera un año menos, me casaría con usted.

A los dos, que han enfrentado momentos felices y de los otros, les deseo lo mejor en el proceso de recuperación de Iris y en lo que venga después.

A todos mi lectores, ya estoy de vuelta. Gracias por esperarme.

11 comentarios:

  1. Pues aquí nos tenías ansiosos de tu regreso, me alegra que hayas venido con ganas y rejuvenecido, ya estoy preparando un pastel para mnadártelo... a lo mejor acabas con un par de donuts. Espero que Iris vaya mejorando. Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por la semana pre cumple y por la vuelta al blog¡¡
    Y a Iris, que se recupere pronto
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Éxitos en ese proyecto misterioso y que Iris se mejore prontito.
    :D

    ResponderEliminar
  4. ¡Bienvenido regreso, Cyrano! también yo estoy de medio tiempo en la bloguería por cosas que debo ahcer que me ocupan m´s tiempo y que ante lo tenía dedicado al blog.

    Un fuerte abrazo y ya sabremos de tus misteriosas andanzas.

    Que tu prima se mejore y que nadie le deje un ojo en tinta a Germán, el galán.

    Saludos del sur

    ResponderEliminar
  5. Hola Tío Cyrano, me encanta leerte. Espero que Iris se siga recuperando. De todas maneras me acordaré de tu cumpleaños. Tienes un LUGAR ESPECIAL EN MI CORAZON. Xime

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos por sus saludos de reencuentro y por desearle a Iris una pronta mejoría.

    ResponderEliminar
  7. Mil gracias a todos los que conozco y no conozco por desearme cosas buenas en mi recuperación. Bendiciones para todos.

    ResponderEliminar
  8. Bienvenido Cyrano, ¡Cómo te echábamos de menos!

    Espero poder preparar algo sin azúcar para celebrar ese cumple y la pronta recuperación de Iris.

    Besos a los dos

    ResponderEliminar
  9. El miércoles 17 no será un día de miércoles!!!
    Ji ji ji...

    Alo Zin Azúcar...?

    ResponderEliminar
  10. Primacho, te envío un saludito un poco atrasado, más vale tarde que nunca. Un fuerte abrazo de la Primacha.

    ResponderEliminar

Sean bienvenidos a dejar vuestros comentarios.